Día 12; ¿Cazador o presa?

Me dejé caer con la moto apagada por una empinada cuesta, tal y como me había dicho Bicho que hiciese, aun percibia y escuchaba a la hueste de podridos que seguían la trayectoria de la moto, pero al llevar el motor apagado esperaba que quiza en algun momento estos se desviasen. Seguramente no fuese así y siguiesen avanzando en línea pero por lo menos les sacabamos bastante distancia. 

A lo lejos ya podía ver el supermercado y la furgochurro aparcada en la parte derecha del mismo, seguramente esa fuese la puerta de carga y descarga y Bicho hubiese optado por entrar por allí para llegar directamente al almacén y evitar a los posibles trabajadores y su seguramente fatídico destino. Pero algo perturba el descenso en la moto, la imagen de otro vehiculo aparcado de cualquier manera en la entrada del super, parece un seat ibiza de un color bastante chillón, amarillo o un verde extraño. 

Apenas resisto las incipientes ganas de arrancar la moto y avanzar a toda velocidad hacía el super, pero he de ser prudente seguramente si son supervivientes, como nosotros, Bicho ya se los haya ganado con su particular verborrea. Como siempre dice una de mis hermanas, "piensa en positivo" joder y mira que lo intento pero la verdad que soy tirando a bastante negativo, soy de las personas que prefieren ponerse en lo peor y después llevarse una alegría, quizá sea cosa de la vida que como un herrero hace con una espada me ha forjado así. 

-Aguanta colega, ya llego- me digo en voz alta...

Mientras seguía escondido tras palets y palets de mercancías y trataba de no ser descubierto por esos tres nuevos sujetos pude escuchar como se jactaban de haber "asesinado" a varios de esos errantes, mientras recreaban con explícitos gestos como habían erradicado la vida de esos seres y se mofaban de cómo se movían mi cabeza no paraba de trabajar, estaba más que seguro que este tipo de personas que disfrutaban de este tipo de cosas no podían ser "buenas". Desde mi posición segura vi como una de las chicas se quedaba mirando la transpaleta eléctrica, joder me la había dejado encendida y era de esas de seguridad que se apagaban pasados unos minutos, joder sabían que había alguien en el almacén con ellos.  La chica hizo un gesto a sus acompañantes, casi imperceptible, un leve cabeceo que hizo que ambos agarraran sus armas, esto no iba a acabar bien y seguramente Alfred estaba a punto de llegar. 

...Deje la moto al lado de la furgochurro y sin tan siquiera quitarme el casco cogí la cadena de las alforjas y entre por la puerta que daba al almacén con paso raudo, el pasillo que llevaba hasta el almacén era un tanto lúgubre con uno de los fluorescentes parpadeantes, aceleré el paso pero tratando de no golpear con la cadena en ningun lado, el sigilo debía ser mi arma.

De pronto escuché como si se abriese una puerta corredera, había trabajado durante mucho tiempo en un supermercado como para saber que se trataba de una controlsa, la paciencia, que nunca había sido una de mis virtudes, desapareció por completo y antes de darme cuenta ya estaba corriendo hacía el origen del ruido, cuando gire el último recodo vi como Bicho salía corriendo por el otro lado del almacén hacía la puerta que daría hacía el interior de la tienda y como tres sujetos lo persiguian lanzándole todo cuanto tenían a su alcance, joder esos no iban de buen rollo. 

Corrí con grandes zancadas y antes de darme cuenta había alcanzando a una de las tres figura que perseguían a Bicho, la verdad no reparé si era hombre o mujer pero le plaque de tal manera desde su espalda con mis casi ochenta kilos que escuché cómo crujía alguna parte de su cuerpo y cuando caímos al suelo y vi como golpeaba con la cabeza en el suelo y revotaba pense. "Lo he matado" 

Bicho corría hacía la panadería que estaba en la zona opuesta a donde estábamos, un chico iba lanzando golpes con el bate a todas partes intentando cazar a Bicho, este se giró lanzandole un bote de tomate y acertandole en plena cabeza derribandolo al reventar el bote de cristal, la chica le alcanzó y no dudó en lanzarle una mortal estocada con el cuchillo, pero por suerte Bicho había estudiado durante muchos años artes marciales y fué capaz de agarrar las manos a la fémina y acompañándola con un hábil movimiento de cuerpo y muñeca la chica cayó contra el estante de la panadería atravesando la cristalera y lanzando por todas partes barras de pan y bollería.

Algo sobrevoló por un lado de mi cabeza y por la expresión en la cara de Bicho sabía que eran problemas, me agaché mientras buscaba unas de las estanterías cercanas para parapetarme, se trataba de la primera chica a la que yo había "placado" estaba arrodillada sangrando por la nariz con una ballesta en las manos. 

El otro chico con la cara llena de salsa de tomate y seguramente algo de sangre se lanzó hacía Bicho con el bate en las manos, consiguió para uno de los embates con el martillo pero otro de los golpes le acertó de lleno en un lado del cuerpo, corrí a por el desde un lateral y aprovechando mi mayor tamaño lo empotre contra una de las columnas del súper mientras otra flecha de ballesta sobrevolaba por nuestras cabezas, aun así el chaval consiguió golpearme un par de veces en la cabeza pero el casco soporto la mayor parte de los envites. De pronto escuchamos un tremendo grito agónico y de dolor, cuando los cuatro nos giramos vimos como una trabajadora del super acababa de arrancar un trozo de cuello de la chica a la que Bicho había conseguido derribar, "Vero" pues ese nombre ponía en la chapa de identificación sujeta a su polo con unas gafas rotas y casi incrustadas en la cara volvía a morder a la chica en plena cara desgarrando el pómulo y dejando al aire el hueso, pero el tamaño de la errante era tal que sumado al peso de la joven devorada el mostrado no soportó el peso y ambas cayeron al suelo acompañado de un tremendo chasquido, como el quebrar de una rama, y el cuello de la chica mordida se torció en un angulo imposible, "Vero" la panadera con sobrepeso no tardo en alzarse y buscar con sus ojos inyectados en sangre un nuevo objetivo, un nuevo "aperitivo" de sus sangrantes fauces de labios partidos colgaban trozos de carne. 

Otro pivote de ballesta nos sobrevoló acompañado de un grito mientras se clavaba sin efecto alguno en el cuerpo de "Vero" el chico del bate aprovechó la distracción y consiguió golpearme con el bate a la altura de la cadera, y fue ese chispa de dolor la que ya crispo por completo mi ser, mi vista se nublo y comencé un salvaje y descontrolado "baile" con la cadena golpeando una y otra vez al chico sin miramiento alguno.

Bicho golpeo a "Vero" con el martillo en la cabeza arrancando las gafas incrustadas y arrastrando un ojo con cornea y nervio óptico con ellas, "Vero" trato de agarrar a Bicho con sus manos pero años de expèriencia le hicieron mantener la calma en ese momento, dejándose agarrar y previendo que "Vero" trataría de morderle adelanto el martillo con ímpetu golpeando en el maxilar de la errante descolgandose por la fuerza del golpe, otro golpe más y un sonido crudo y sordo fue el que nos aviso de que el craneo de "Vero" se había partido desplomándose en el suelo.

-¡Joder fuiste mala en vida y casi peor en muerte!- exclamó Bicho, el cual me agarró el brazo pues el chico estaba tendido en el suelo lleno de sangre, no parecía estar muerto pero si bastante jodido. Miramos en dirección a la chica de la ballesta, no estaba desde donde nos disparaba y pronto escuchamos como un coche salia haciendo ruedas del parking del super. Ambos nos miramos, joder a mi me dolian las costillas y Bicho estaba manchado de sangre de "Vero"

-Cogamos las cosas y vayamonos tio, aqui se va a liar, esta en un rato despertará y me da a mi que se comerá a su colega, lo has dejado para mierda tío- me dijo Bicho casi empujándome hacía el almacén no sin antes coger el bate, había sido una pena perder la ballesta. 

Cargaríamos cuanto cupiese en la furgo y nos marcharemos lo más rápido posible, ya después sería momento de hablar de lo sucedido y de pensar en ello...joder casi mato a un "humano" 

Constantinople_Crossbow


 

Comentarios

Entradas populares